Fondo de emergencia

Hay personas que a día de hoy se plantean si es necesario o no tener un fondo de emergencia. La respuesta a esta cuestión (desde un punto de vista personal) es siempre afirmativa, considero que todo el mundo – ya seas rico, pobre o “clase media” – necesita tener guardado una reserva de capital, ya sea en una cuenta corriente, ahorro, fondo de inversión, plazo fijo, etc.

¿Qué es un fondo de emergencia y para qué sirve?

Hay una cosa que desde siempre me han dicho mi madre y padre desde que era joven, y es que ahorrara, porque nunca se sabe que puede suceder el día de mañana. Esto se denominaría fondo de emergencia.

Primero y antes de seguir voy a intentar definirlo desde un punto de vista sencillo para os que quede claro el concepto → Entendamos que un fondo de emergencia es un colchón de dinero ante imprevisto, una cantidad dinero líquido que servirá para cubrir los gastos que no tenemos presupuestados que puedan surgir en algún momento de tu vida. Por poner un ejemplo, piensa en esa “hucha” donde guardas dinero para sobrevivir un tiempo por si te quedas sin trabajo ¿quien no guardaría dinero para una situación así?.

Fondo de emergencia personal

Yo personalmente tengo un fondo de emergencia en una cuenta de ahorro para poder utilizarlo en el momento que lo necesite. Una cosa importante a tener en cuenta es que las emergencia no esperan por ti y puede que necesites dinero al instante, por eso es mejor no tener ese dinero en productos financieros en los que tengas que esperar más de 48h para recuperar tu dinero y que este sea “líquido”, es decir que puedas usarlo en cualquier momento. Otra cosa que puedes hacer es tener diversos fondos de emergencia guardado en diferentes productos financieros, como son los fondos de inversión. Sobre esta cuestión hablaremos en otros artículos más adelante pero ten en mente estas palabras para el futuro.

fondo-de-emergencia-personal

Como no podemos prever el futuro, necesitamos estar cubiertos ante cualquier emergencia que surja en nuestras vidas, y gracias a este fondo que vas a crear puedes evitar caer en casos habituales en muchas familias como:

  • Endeudarte →  Si tienes dinero guardado para emergencia no tendrás que pedir un préstamo o hacer uso de la tarjeta de crédito. Soy de esas personas que odia tener que hacer uso de productos de financiación porque a la larga tengo que pagar más dinero en cuestión de comisiones e intereses. Con esto no quiero decir que sea malo alguna vez pedir un préstamo, pero si lo tengo que pedir para sobrevivir y pagar mis facturas, es que algo no estoy haciendo bien.
  • Dejar de ahorrar y no sacar partido a tu dinero →  Piensa que si parte de tu dinero lo mantienes apartado tendrás tu dinero bien diversificado para diferentes objetivos, así sabes como destinar y gestionar tu dinero. Cuando hablo de ahorrar quiero que pienses que es para una meta a largo plazo, de nada vale que ahorres 50€ este mes si los gastas el mes siguiente.

¿Cómo hacer un fondo de emergencia?

Si hasta aquí has encontrado la lógica a mis palabras querrás saber cómo empezar a crear dicho fondo de emergencia. Lo más importante que necesitas es empezar a ahorrar lo antes posible, y así puedas empezar tu colchón de una forma sencilla. No es una tarea fácil ahorrar el suficiente capital para poder afrontar por ejemplo 3 meses sin trabajo, hay que pensar que un fondo de emergencia hay que construirlo de poco en poco, y mis consejos para conseguirlo de una manera eficaz son los siguientes:

  1. Elige la cantidad que quieres preahorrar todos los meses a principio de mes para tu fondo de emergencia. Mi recomendación personal es que empieces con una cantidad que represente el 10% del total de los ingresos que recibas cada mes, si puedes aportar una mayor cantidad al mes, mejor.
  2. Ordena transferencias periódicas los primeros días del mes a otra cuenta, que esté separada de la cuenta donde te ingresan la nómina o que uses para tus gastos corrientes, y además que esa cuenta no tenga asociada una tarjeta de débito de la cuál puedas hacer uso. Esto evitará que accedas al dinero ahorrado para consumo.
  3. No uses ese dinero a no ser que sea por extrema necesidad. Si lo haces podrás ver como tu fondo se va creando hasta llegar a la cantidad que tengas como objetivo.

Fondo de emergencia familiar

Entiendo que es difícil empezar a establecer una cantidad fija todos los meses para tu fondo de emergencia familiar, por eso antes de nada tienes que realizar un balance entre ingresos y gastos para conocer en profundidad cuál es tu situación financiera, conocer bien cuáles son tus gastos fijos y variables, y además poder revisar dónde puedes recortar gastos para tener una mejor salud financiera. Piensa que cada persona es un mundo, con necesidades y situaciones diferentes, y es por ese motivo que tienes que conocer bien tus finanzas antes de empezar. 

Mi consejo personal para empezar a construir dicho fondo de emergencia, es llegar a ahorrar el dinero suficiente para poder sobrevivir como mínimo 3 meses sin tener ingresos, que cubra tus gastos fijos al menos para el tiempo marcado, y además que te permita mantener el mismo nivel de vida en ese intervalo de tiempo. Piensa que siguiendo estos consejos tendrás margen suficiente para buscar una forma de obtener nuevos ingresos sin perder calidad de vida.

Espero que haya sido revelador lo comentado en este post, te invito a seguir mi web para más consejos útiles para lograr el éxito en tus finanzas personales. 

Un saludo y hasta la próxima.